Microrrelato enviado al concurso del CGAE en enero de 2016. Tampoco resultó seleccionado por el jurado:

NERVIOS DE ABOGADO

Su Señoría me miró seriamente desde el estrado: —¡Señor letrado, parece usted nuevo! ¡Otra vez vuelve a presentarse en la sala en pijama y con la toga roja de lunares! ¡Que sepa que le he puesto un cero! —Y en ese momento desperté.

Como cada vez que me veía agobiado con algún vencimiento o tenía señalada una vista al día siguiente, había soñado con juicios y exámenes de Derecho, entremezclando unos y otros y haciendo el ridículo en ambos.

No puedo seguir en este plan, me repito constantemente, pero de nada sirve. Pese a los muchos años de ejercicio y cientos de juicios a mis espaldas, no soy capaz de conseguir esa seguridad y aparente tranquilidad que veo en otros compañeros, incluso más jóvenes, y sigo siendo un manojo de nervios antes de los momentos clave. También me suelo decir que, en realidad, nos pasa a todos ¿verdad?

Anuncios